Asertividad

La importancia de saber decir que no.

Asertividad

Aprender a ser una persona asertiva es una de las habilidades vitales más importantes que puedes desarrollar. 

Los estudios han demostrado que desarrollar la asertividad puede conllevar toda una serie de beneficios, desde una mayor confianza en tus capacidades hasta mejores relaciones y una mejor salud mental y física.

Uno de los primeros pasos para ser menos complaciente con la gente: simplemente establecer mejores límites.

Asertividad

¿Qué es ser una persona asertiva?

Antes de empezar, es importante entender qué significa desarrollar la asertividad. 

La asertividad consiste en la capacidad de expresarse con eficacia y defender tu punto de vista, respetando los derechos y creencias de los demás. 

La base de la asertividad es el respeto mutuo y la honestidad. 

Las personas que poseen la capacidad de comunicarse de una manera asertiva son directas y saben establecer y mantener unos límites saludables. 

Sus relaciones valoran y fomentan la confianza.

Si te tomas en serio lo de vivir una vida auténtica y conseguir tus objetivos, aprender a comunicarte de manera asertiva es crucial. Piensa en cómo te sientes con tu vida ahora mismo. 

¿Estás conforme con tu situación personal y profesional? 

¿Evitas los conflictos? 

¿Te preocupa lo que los demás piensen de ti? 

Si no estás a gusto con las respuestas que has dado, la buena noticia es que la asertividad es un hábito que puede aprenderse como cualquier otro. 

Con práctica y compromiso, puedes cambiar tu mentalidad y vivir una vida más alineada con tus verdaderos valores y aspiraciones.

Consejos para comunicarte asertivamente

Prueba estos consejos para introducir un enfoque más asertivo en tu vida:

  1. Decide cuáles son tus prioridades y cíñete a ellas.
  2. Elabora tus límites individuales.
  3. Desarrolla una postura abierta y positiva y mira a la gente a los ojos cuando hables con ellos.
  4. Utiliza afirmaciones positivas del tipo «yo» sobre cómo te sientes, en lugar de culpar o encontrar defectos en la otra persona. Ten especial cuidado con la tentación de decir «tú siempre» o «tú nunca».
  5. Acostúmbrate a decir «no» a las cosas que no quieres o no puedes hacer. Hazlo de forma sencilla y no emotiva y no sientas la necesidad de añadir una excusa o explicación.
  6. Utiliza «lo siento» sólo cuando sea apropiado para la situación. No es necesario que te disculpes por decir que no.
  7. Ofrece sugerencias alternativas a las propuestas que no te gustan.
  8. Busca compromisos.
  9. Comunica de forma sincera y directa tus sentimientos, pensamientos e intenciones.
  10. Considera la posibilidad de escribir un guion para una situación que te resulte incómoda. Ensayar te puede ayudar a sentirte bien con tu discurso.
  11. Intenta centrarte en el impacto de la situación y en encontrar una forma de trabajar de forma conjunta para encontrar una solución mutuamente satisfactoria.

Al fin y al cabo, ¿la aprobación de quién necesitamos realmente? La nuestra y la de nuestros seres queridos más cercanos, más o menos.

Por encima de todo, ser una persona asertiva significa permanecer en tu poder, aceptando que tienes el control sobre cómo enfocas la situación y tus sentimientos al respecto. 

La asertividad no te conseguirá todo lo que quieres en todo momento, pero te sentirás en control y afrontarás mucho mejor situaciones que antes habrían sido estresantes.

Razones por las que deberías usar la asertividad

Ser una persona más asertiva puede ser una perspectiva aterradora. Es fácil pensar: «Si uso la asertividad, ¿no pensará todo el mundo que me muestro de forma autoritaria y prepotente?». O «¿Y si eso provoca conflictos y discusiones?».

No te preocupes, hacer uso de la asertividad no tiene por qué significar que te conviertas en un individuo matón. Ser una persona asertiva significa que puedes conseguir lo que quieres comunicándote de forma segura pero considerada, sin herir, molestar o disminuir a los demás. 

Eso es asertividad inteligente para la persona moderna: ser elegante, usar el ingenio, con estilo y (sobre todo) hacerse escuchar.

¿Aún tienes dudas? Aquí tienes 7 razones por las que deberías hacer uso de la asertividad

7 razones por las que deberías hacer uso de la asertividad

  1. La asertividad es una forma de comportarse y comunicarse que se basa en la aceptación de la propia persona y de los demás. Demuestra confianza sin abusar excesivamente de ella, y autocontrol sin tratar de controlar a los demás. Demuestra que te respetas a ti y que también respetas a los demás; de hecho, respetas demasiado a los demás como para jugar con ellos o tratarlos con condescendencia dando por sentado que no pueden soportar la disidencia o el desacuerdo.
  2. Cuando te comportas de forma asertiva, te muestras de forma abierta y honesta sin herir o disminuir a los demás. Expones tus opiniones y necesidades sin ponerte en el centro del escenario.
  3. Este comportamiento es inteligente porque muestra un alto grado de autoconciencia y autoconocimiento y una voluntad de comprometerse honestamente con otras personas. Sabes que no hay nada que perder y todo que ganar si te muestras de manera abierta y franca. No tienes miedo de exponerte.
  4. Todos somos seres sociales y la opinión y percepción de los demás sobre ti es importante, pero estás en una etapa de la vida, ya sea en años o en mentalidad, o en ambas, en la que puedes asumir la responsabilidad sobre tu propia persona. 
  5. No te acobardas para comportarte de determinadas maneras porque te preocupa lo que alguien pueda pensar de ti, porque tienes la suficiente confianza para ser fiel a ti mismo.
  6. Reconoces y te apropias de tus sentimientos sin tratar de responsabilizar o culpar a otras personas.
  7. Ser una persona asertiva te permite vivir una vida adulta, con todos los retos, disfrutes y contradicciones que ello conlleva.

 

¡Y puedes hacerlo con estilo!