Terapia de Pareja

Es posible volver a encontraros.

La terapia de pareja y la terapia matrimonial es aquella en la que el psicólogo o psicoterapeuta ayuda a los miembros de una relación romántica a resolver sus conflictos y a reforzar su vínculo.

Terapia de pareja
Accede directamente al contenido
Chevron Down
Chevron Up
Qué es terapia de pareja

Lo que buscamos en una terapia de pareja es:

  • Mejorar la comunicación entre los dos miembros de la relación.
  • Ayudar a resolver los conflictos que puedan haber surgido en la pareja.
  • Mejorar el entendimiento entre ambos a través del trabajo en la empatía, entendiendo el papel del otro miembro.
  • Rehacer o volver a crear buenas dinámicas de pareja, que sean buenas para ambos y para la relación.
  • Revisar la sexualidad de la pareja, ya sea para reconducirla, reavivarla o repararla.
  • Ahondar en la historia personal de cada miembro por separado y entender cómo influye su historia pasada en la relación actual.

 

Hay que tener en cuenta que existen casos en los que la pareja ya ha decidido o decide que no quiere continuar con su relación.

En estos casos se asesora a la pareja para que tome una decisión, ya sea la de rehacer su relación o en tomar la decisión de separarse.

¿Qué no es la terapia de pareja?

En ocasiones ayuda a entender qué se hace en terapia indicando qué cuestiones no se tratan o de qué forma no se tratan.

Ha de entenderse que el objetivo del terapeuta, que hace el papel de mediador es el de llegar a un entendimiento entre las dos partes.

Así pues, el psicoterapeuta no podrá realizar las siguientes acciones:

  • El terapeuta no juzgará con opinará ni debe opina sobre la relación de pareja. La única opinión que cuenta es la de la propia pareja que acude a hacer terapia.
  • El terapeuta no tomará decisiones por la pareja. El objetivo que se persigue es que la pareja tome sus propias decisiones, por lo que el terapeuta únicamente hará de mediador para que se tomen esas decisiones.
  • El terapeuta, como mediador, no podrá juzgar qué es lo correcto en la pareja, por los mismos motivos expuestos anteriormente.

 

Qué no es terapia de pareja

Es importante entender que la terapia de pareja no es un juicio ni un espacio donde haya vencedores y vencidos, sino un lugar donde tomar decisiones, donde entenderse y donde encontrarse.

Así pues, los usuarios de la terapia de pareja no deberían realizar estas acciones:

  • El espacio de terapia no es un lugar donde indicar a la otra parte qué es lo que debe hacer, sino que es un espacio para entenderse y entender al otro.
  • Tampoco es un lugar donde extender las discusiones que puedan dar en día a día o en el espacio doméstico.

 

Por supuesto, que no se discuta (o no se deba discutir) en terapia  no significa que no se tengan que abordar las áreas donde no exista un entendimiento. Sí que ha de hacerse, pero de forma ordenada y desde el respeto.

A continuación os dejamos un video sobre lo que no es la terapia de pareja.

¿Cómo trabajamos la terapia de pareja?

Desde nuestro centro de psicología tratamos la terapia de pareja como cualquier otro tipo de psicoterapia, solo que adaptando el espacio para dos usuarios en lugar de uno.
 
Así pues, puedes esperar de nuestra terapia de pareja que se guíe a la pareja a través de preguntas y conversaciones con el terapeuta y entre la pareja misma.
 
 

Averiguar los motivos por los que se acude a terapia.

El terapeuta intentará en primer lugar averiguar cuales son los motivos por los que se ha acudido a terapia. Qué ha sucedido en el día a día domestico, qué ha cambiado, por qué motivo se ha decidido acudir a terapia.
Por qué se acude a terapia de pareja
Expectativas en la terapia de pareja
 
 

Preguntar por las expectativas con las que se acude a terapia de pareja.

Hay que tener en cuenta que las parejas no solo acuden al centro de psicología para mantenerse unidos, sino que a veces se acude con la decisión consciente o inconsciente de separarse.

Conocer lo que se espera de la terapia es fundamental para el psicólogo y para los usuarios, que muchas veces no conocen sus expectativas o las su dúo.

Con estos dos puntos, sabremos cual es la base para poder actuar y mediar.

 

 

Realización de sesiones individuales.

Las sesiones individuales son muy útiles para conocer el punto de vista de cada uno de los integrantes, ya que ayuda al usuario a sincerarse consigo mismo.

En terapia sucede que al decir las cosas en voz alta uno mismo aclara sus ideas, y llega a conclusiones reflexionando por sí mismo o ayudado por las preguntas del psicólogo.

Realización de sesiones conjuntas.

Las sesiones conjuntas sirven para que la pareja hable, reflexione y llegue a acuerdos.

Así, el terapeuta en estas sesiones tiene también la función de mediador.

 

Establecimiento de un trabajo a realizar fuera de las sesiones.

Los fisioterapeutas suelen decir que cuando el paciente ve la camilla, cree que en la consulta se resuelven los problemas, y que eso no es cierto.
 
En psicología sucede lo mismo.
 
Las parejas hacen un trabajo muy positivo en la consulta, pero se han de ir con deberes a casa. Al fin y al cabo, los problemas que se quieren resolver son en muchos casos, conductas que se han ido adquiriendo con el paso del tiempo, y del mismo modo se han de resolver generando nuevas dinámicas que se han de incorporar en el día a día.
Trabajo fuera de las sesiones de terapia de pareja
Razones para acudir a terapia de pareja

Razones para acudir a terapia de pareja

Suele pensarse que ha de acudir a terapia de pareja cuando se llega a una situación límite en la que hay que tomar decisiones, ya sea para arreglar la relación o para separarse definitivamente, y eso no es cierto.

Como en muchos otros ámbitos de la psicología, existe un gran desconocimiento generar sobre la utilidad de la terapia de pareja.

Desde Tu Psicoayuda queremos decirte que la terapia de pareja puede utilizarse para mejorar vuestra relación sin necesidad de tener que llegar a una situación límite.

A veces tenemos la creencia errónea de que nuestras relaciones de parejas solo pueden ser maravillosas o terribles, cuando existe un abanico de grises entre medias.

¿Qué pareja es perfecta? Seguramente ninguna. Y siendo así ¿No es una buena idea intentar que mejore o, mejor dicho, se adapte mejor a tus necesidades?

Así que te dejamos una serie de motivos que suceden habitualmente en las relaciones de pareja y en los que estamos seguros que la terapia puede ayudar.

Cuando existen problemas de comunicación.

Entre las parejas suelen existir tabúes, cosas de las que no se habla. En otras ocasiones se expresan los sentimientos y los pensamientos de forma abrupta o agresiva.
 
Para todos estos casos, comunes, la terapia de pareja puede mejorar la calidad de tu relación trabajando la comunicación asertiva.
 

¿Y qué es la asertividad? Simplemente enseñar a transmitir lo que se piensa de forma firme y tratando de cuidar a la persona a la que se lo estás transmitiendo.

Parece fácil, pero requiere trabajo, y la recompensa es una mejor calidad en la relación.

Problemas de comunicación en la pareja
Crisis en la pareja

Cuando se da un punto de ruptura o crisis.

Las crisis en la pareja suelen darse por una acumulación de problemas sin resolver, de cuestiones que no se han dialogado, de situaciones sobrevenidas, incluso de motivos externos que afectan a la relación.
 
De nuevo, la mejor manera de solucionar este tipo de conflictos es hablar sobre el problema que está afectando de forma ordenada y desde el respeto.
 
De nuevo, aunque la solución parece sencilla, no lo es tanto. Sobre todo cuando se parte de una dinámica que no es la adecuada.
 
La ayuda de el psicoterapeuta como mediador es muy positiva.

Cuando hay problemas en las relaciones sexuales.

Los problemas en las relaciones sexuales se pueden dar por un sinfín de motivos.

Unos son físicos, otros son mentales, y generalmente suelen darse por una interacción de ambos.

Por ejemplo, un problema puntual de impotencia puede generar tal ansiedad que termine haciendo creer a la persona que lo padece que efectivamente tiene un problema físico.

Y como todavía las cuestiones sexuales siguen siendo un tabú en nuestra sociedad, la sexualidad en la pareja puede llegar a dañar la relación por motivos que pueden resolverse con relativa facilidad.

Con esto no queremos decir que los problemas de sexualidad en la pareja sean siempre sencillos de resolver, pero un terapeuta profesional puede ayudaros y recomendaros la visita a otro tipo de especialista si es necesario.

Problemas en las relaciones sexuales de la pareja
Planes de futuro en la terapia de pareja
 

Cuando cuesta decidir planes de futuro.

Cuando dos personas se conocen no suele ser habitual preguntarse sobre lo que se espera de la persona que acaba de conocer. Es algo normal.

Cuando las personas que se conocen, deciden tener una relación duradera y se generan expectativas de futuro, esto puede generar conflictos.

Puede que tu pareja tenga expectativas de vida distintas a la tuya. También es posible que simplemente una de las partes no tenga planes de futuro o no quiera tenerlos.

Todos estos conflictos de pareja pueden ser gestionados por el terapeuta, que os ayudará a que toméis las decisiones que acordéis para vuestro futuro.

Cuando los hijos perturban la propia relación de pareja.

En ocasiones los hijos son una fuente de discusiones y desencuentros en la pareja.

Cambian las rutinas, cambian los hábitos, cambian los periodos de descanso. Todo ello es normal, pero generalmente hace que la relación entre los integrantes de una pareja se resienta e incluso se dañe.

También, la crianza de los hijos desencadena diferentes tipos de discusiones acerca de las responsabilidades que se han de contraer, cómo educarlos o simplemente fruto del estrés que todo ello conlleva.

Por ese motivo es necesario hacer un esfuerzo por volver a encontrarse y valorarse.

La terapia de pareja es un lugar donde favorecer ese encuentro y donde resolver esos conflictos, para poder tener de nuevo una vida en pareja positiva.

Los hijos en la terapia de pareja

Cuándo no asistir a terapia de pareja

La violencia y la falta de respeto no se pueden trabajar en terapia de pareja.

Es importante dejar este punto claro.

La violencia de genero es un problema real en nuestra sociedad y sentimos decirte que la terapia de pareja no ayuda en estos casos.

El primer paso para terminar con la violencia doméstica o la violencia psicológica es reconocer que efectivamente la estás sufriendo.

No esperes que tu pareja cambie. No lo va a hacer. Y hay gente que te puede ayudar.

Para ello, existe un teléfono estatal donde puedes contar tu caso para que te asesoren y te puedan ofrecer una solución y una salida.

El teléfono es el 016, y te dejamos un botón a continuación para que llames directamente si lo necesitas.

Terapia de pareja online

Recomendamos en la medida de lo posible que la terapia de pareja se realice de forma presencial, y nunca es recomendable realizar terapia de pareja a domicilio. La razón es bastante sencilla: Ayuda a resolver los problemas de pareja el descontextualizar el lugar donde se suele generar el conflicto.

En nuestro centro de psicología tomamos todas las medidas higiénicas y de salud para garantizar que el espacio es seguro.

De todas formas, a veces es muy difícil acudir a la cita con psicoterapeuta por cuestiones como la distancia al centro o por cuestiones laborales.

Por ese motivo también ofrecemos sesiones de terapia de pareja online, tanto para las sesiones individuales como para las sesiones conjuntas.

¿Te interesa acudir a terapia de pareja? Pues te dejamos el enlace a nuestros centros de psicología. Llámanos y te atenderemos. Seguro que os seremos de gran ayuda.

Terapia de pareja en Valencia

Si vives cerca de Valencia quizás te pueda interesar acudir directamente a nuestro centro de psicología de forma presencial.

En él nos encargaremos de ofreceros un espacio seguro para que os comuniquéis, tratéis vuestras diferencias y lleguéis a acuerdos.