Tratamiento de las adicciones

Las adicciones son terribles en general, ya que hacen sufrir tanto a quienes las padecen como a su entorno.

Privan de su libertad a quien las sufre.

Una vez se es adicto, es necesario pedir ayuda para salir.

¿Cuáles son los síntomas de una adicción?

Si bien cada adicción es distinta, todas guardan una serie de semejanzas que alcanzan aspectos tanto psicológicos como físicos.

Un síntoma común de cualquier adicción es la perdida del control sobre aquello que se desea y que es el objeto de la adicción.

El resto de síntomas varían en intensidad, dependiendo del tipo de adicción.

Síntomas físicos

En caso de que la adicción sea a una sustancia física, el adicto sufre tanto las consecuencias del uso de la sustancia como el síndrome de abstinencia (mono) cuando no se consume.

síntomas psicológicos

Negación y autoengaño sobre el objeto de la adicción. Es habitual ocultar y negar la adicción incluso cuando resulta evidente.

Ansiedad, irritabilidad e incluso agresividad por la falta de consumo.

Comportamientos obsesivos y paranoia.

Síntomas conductuales

Perdida del control sobre el objeto de la adicción, lo que conlleva cambios en la conducta, pérdida de poder adquisitivo, problemas familiares y otras consecuencias derivadas de la falta de autocontrol.

¿Cómo se trata una adicción?

Las adicciones se tratan con terapia psicológica y, si es necesario o posible, con tratamiento farmacológico.

En algunas adicciones físicas, existen fármacos que ayudan a sobrellevar el proceso de desintoxicación y que tienen que ser prescritos y controlados por un especialista.

En todos los casos, el elemento esencial para curar una adicción es la terapia psicológica.

Las adicciones son siempre afecciones psicológicas tratables.

Adicciones

¿Qué personas son más susceptibles a padecer una adicción?

Las adicciones pueden aparecer en cualquier etapa de la vida, aunque todas suelen ir ligadas a problemas de autoestima.

Los problemas de autoestima suelen relacionarse coloquialmente con la falta de amor propio, pero el concepto es mucho más amplio.

Un exceso de autoexigencia o la dificultad a la hora de tomar decisiones sobre uno mismo son también problemas de autoestimas.

Las frustraciones en la vida familiar o profesional también favorecen el surgimiento de adicciones al tener estas como una vía de escape a una vida que no gusta a la propia persona que las padece.

Tratamiento de la adicción al alcohol

¿Y si lo que tengo es otra cosa?

No te preocupes.

Lo primero que se hace en terapia es diagnosticar el problema.

En ocasiones una persona puede sentirse adicto a una acción o una sustancia y no llegar a ser un adicto como tal.

Por poner un ejemplo, es posible que la persona que se cree adicta esté pasando por un duelo que no sabe afrontar y se esté refugiando en un modo de vida peligroso o tóxico sin haber generado una dependencia.

Lo que sí está claro es que quien se siente adicto a algo tiene un problema pendiente que debe afrontar antes de que finalmente desarrolle una adicción a esa válvula de escape dañina.

Tratamiento de adicciones

Contacta con nosotros

Las adicciones pueden destruir la vida de quien la sufre y de quienes les rodean.

¿Sientes un deseo irrefrenable de consumir alguna sustancia o de realizar una acción de la que luego te arrepientes?

¿Tienes un familiar en esta situación?

Pues en ese caso, deberías contactar con un psicólogo lo antes posible, porque las adicciones son un problema que si no se trata solo hace que agravarse.

Si necesitas ayuda, puedes ponerte en contacto con nosotros en cualquier momento.

Y estamos muy cerca de ti.

Habla con nosotras
¿Hablamos?
o escanea el código
¡Hola!

Gracias por visitarnos.

¿Puedo ayudarte en algo?