¿Qué es la comunicación asertiva?

¿Qué vas a encontrar aquí?

En una sociedad en la que no faltan los conflictos interpersonales, la asertividad es un enfoque comunicativo muy útil. 

Entre la agresividad de unos y la pasividad de otros, hacer llegar tu mensaje puede ser realmente una fuente de tensión

Por tanto, la comunicación asertiva es ideal para limitar al máximo los intercambios conflictivos.

En este artículo queremos definirte qué es la comunicación asertiva y enseñarte a que te comuniques de forma cordial con cinco reglas elementales

Pero antes, propongo que nos detengamos en la noción de asertividad y su importancia en una buena estrategia comunicativa.

¿Qué es la comunicación asertiva?

La comunicación asertiva es la forma ideal de transmitir mensajes complejos haciendo valer tu punto de vista pero evitando en lo posible hacer sentir mal a los demás por la forma en que se transmite el mensaje.

En resumen, la asertividad obliga a cada interlocutor a expresarse de forma que se libere de las tensiones emocionales. 

Por tanto, los intercambios se basan en un esfuerzo personal o colectivo por escuchar y comprender al otro. 

Todas las palabras se pronuncian respetando la opinión y las convicciones de cada uno de los participantes.

¿Para qué es útil la comunicación asertiva?

La comunicación asertiva muestra su utilidad cuando se trata de resolver conflictos interpersonales que son muy a menudo difícilmente evitables cuando el tema a tratar toca la sensibilidad de las partes implicadas.

Por ese motivo puede ser necesario un enfoque asertivo para gestionar la situación mediante una comunicación no violenta.

¿Qué es la asertividad?

La asertividad puede definirse como una forma de expresar el propio punto de vista respetando al otro, haciendo valer los propios derechos de la persona que se comunica. 

Por tanto, es una técnica para hacerse valer sin ofender la sensibilidad de la otra persona. En este esquema de comunicación, se insta a dirigirse a las personas sin ofenderlas ni frustrarlas.

Si te interesa conocer más sobre qué es la asertividad, tenemos otro artículo dedicado a ello, que te enlazamos a continuación.

Asertividad
La habilidad de expresarnos de manera adecuada a nuestros fines.
¿Qué es la asertividad?

Definición de comunicación asertiva

La RAE define como «asertivo»: Que expresa su opinión de manera firme.

Por lo tanto podemos definir comunicación asertiva como el modo de comunicarse de tal forma que permita transmitir la propia opinión de manera firme.

Hay que entender que el hecho de respetar el punto de vista de la persona con la que uno se comunica favorece transmitir el propio mensaje de manera firme.

Ejemplos de comunicación asertiva

Una buena forma de mostrar cómo es la forma asertiva de comunicarse es mediante ejemplos, ya que permite observar fácilmente cómo se rebaja el nivel emocional de las oraciones en los diálogos del día a día, que muchas veces son las causantes de los conflictos en la comunicación.

No asertivo: «¡Que te vayas!»
Asertivo: «Disculpa, en estos momentos me gustaría estar solo»

No asertivo: «Os he dicho mil veces que no me llaméis para venderme cosas»
Asertivo: «Creo que esta cuestión ya la hemos tratado anteriormente, pero he de insistir en que no quiero recibir llamadas comerciales. Por favor, os agradecería que eliminaseis mi contacto de vuestra lista».

No asertivo: «¡Deja de interrumpirme!»
Asertivo: «Disculpa, no he terminado de exponer mi punto de vista y me gustaría hacerlo»

También es importante resaltar que todos estos ejemplos tienen que ver con excesos de carga emocional a la hora de expresarse, pero una comunicación asertiva también requiere de firmeza en la exposición del punto de vista.

Claro, no se pueden poner ejemplos de comunicaciones no asertivas en las que no se muestre el punto de vista, porque significa que no se está diciendo lo que se quiere decir, y esta es una parte fundamental de la forma asertiva de comunicarse.

El término medio entre la agresividad y la pasividad

A veces se confunde la asertividad con la firmeza. Esto se debe a que estas dos nociones se refieren a la idea de defender y hacer valer los propios derechos. 

De hecho, para algunas personas, la única forma válida de expresar su punto de vista y sus necesidades es ser agresivo. 

Sin embargo, la esencia misma del comportamiento asertivo reside en el hecho de no herir los sentimientos de la otra persona.

Por otra parte, la pasividad que propugna la asertividad no se traduce en una actitud de silencio. 

Tu deseo de evitar el conflicto no debe obligarte a no expresar tus pensamientos. Desvanecerse ante los demás no es la solución ideal para estar tranquilo y liberarse de la tensión emocional. 

Por el contrario, al negarte a expresar tus necesidades, das a los demás la oportunidad de relajarse en tu detrimento. 

En cuanto a ti, te verás reducido a reprimir tus frustraciones y tus enfados, sumiéndote así en un malestar permanente.

Por tanto, la comunicación asertiva debe actuar como una especie de puente entre una actitud agresiva y una pasiva. 

El objetivo es promover la asertividad mediante una comunicación no violenta, pero con un tono de voz lo suficientemente firme como para hacerse entender.


Agresividad
Cuando nos expresamos dañando a los demás.
¿Qué es la agresividad?

¿Qué es ser una persona asertiva?

Antes de empezar, es importante entender qué significa desarrollar la asertividad. 

La asertividad consiste en la capacidad de expresarse con eficacia y defender tu punto de vista, respetando los derechos y creencias de los demás. 

La base de la asertividad es el respeto mutuo y la honestidad. 

Las personas que poseen la capacidad de comunicarse de una manera asertiva son directas y saben establecer y mantener unos límites saludables. 

Sus relaciones valoran y fomentan la confianza.

Si te tomas en serio lo de vivir una vida auténtica y conseguir tus objetivos, aprender a comunicarte de manera asertiva es crucial. Piensa en cómo te sientes con tu vida ahora mismo. 

¿Estás conforme con tu situación personal y profesional? 

¿Evitas los conflictos? 

¿Te preocupa lo que los demás piensen de ti? 

Si no estás a gusto con las respuestas que has dado, la buena noticia es que la asertividad es un hábito que puede aprenderse como cualquier otro. 

Con práctica y compromiso, puedes cambiar tu mentalidad y vivir una vida más alineada con tus verdaderos valores y aspiraciones.

Consejos para comunicarte asertivamente

Prueba estos consejos para introducir un enfoque más asertivo en tu vida:

  1. Decide cuáles son tus prioridades y cíñete a ellas.
  2. Elabora tus límites individuales.
  3. Desarrolla una postura abierta y positiva y mira a la gente a los ojos cuando hables con ellos.
  4. Utiliza afirmaciones positivas del tipo «yo» sobre cómo te sientes, en lugar de culpar o encontrar defectos en la otra persona. Ten especial cuidado con la tentación de decir «tú siempre» o «tú nunca».
  5. Acostúmbrate a decir «no» a las cosas que no quieres o no puedes hacer. Hazlo de forma sencilla y no emotiva y no sientas la necesidad de añadir una excusa o explicación.
  6. Utiliza «lo siento» sólo cuando sea apropiado para la situación. No es necesario que te disculpes por decir que no.
  7. Ofrece sugerencias alternativas a las propuestas que no te gustan.
  8. Busca compromisos.
  9. Comunica de forma sincera y directa tus sentimientos, pensamientos e intenciones.
  10. Considera la posibilidad de escribir un guion para una situación que te resulte incómoda. Ensayar te puede ayudar a sentirte bien con tu discurso.
  11. Intenta centrarte en el impacto de la situación y en encontrar una forma de trabajar de forma conjunta para encontrar una solución mutuamente satisfactoria.

Al fin y al cabo, ¿la aprobación de quién necesitamos realmente? La nuestra y la de nuestros seres queridos más cercanos, más o menos.

Por encima de todo, ser una persona asertiva significa permanecer en tu poder, aceptando que tienes el control sobre cómo enfocas la situación y tus sentimientos al respecto. 

La asertividad no te conseguirá todo lo que quieres en todo momento, pero te sentirás en control y afrontarás mucho mejor situaciones que antes habrían sido estresantes.

La comunicación asertiva en el trabajo

Comunicarte asertivamente tiene muchas ventajas. 

En primer lugar, este principio optimiza las relaciones interpersonales, al tiempo que promueve el bienestar social. 

En el lugar de trabajo, la asertividad ayuda a reducir al mínimo las situaciones de conflicto que son perjudiciales para el desarrollo de la empresa.

Al permitir liberarse de las tensiones emocionales, la comunicación asertiva resulta eficaz contra el estrés en el trabajo y las relaciones con las personas que te rodean. 

Menos conflictos entre compañeros en la oficina ayudan a trabajar con más serenidad.

Además, es un excelente remedio contra la ansiedad, sobre todo porque las interacciones se realizan de forma cordial al usar este estilo de comunicación. 

Desde el punto de vista de la gestión, este enfoque comunicativo tiene un buen impacto en la motivación profesional. 

Los empleados son más productivos cuando se sienten escuchados y comprendidos al expresar sus sentimientos y necesidades. Es importante resaltar que al favorecer un mejor clima laboral, la comunicación asertiva fomenta notablemente el trabajo en equipo.

La comunicación asertiva con nuestra pareja, amigos y familiares

Además del ámbito profesional, ser asertivo también puede ser útil en la gestión de las relaciones de pareja, familiares o de amistad.

Debido a las diferencias de humor, las relaciones con nuestros seres queridos pueden ser a veces tensas o incluso muy complicadas.

Por tanto, la comunicación de forma asertiva puede ser una ayuda fantástica para suavizar las cosas.

Aunque pueda parecer un cliché, es muy cierto que en las relaciones de pareja, o relaciones en las que existe mucha intimidad, se comete el error de no comunicar lo que se siente hasta que que se llega a un nivel de verdadero enfado.

De este modo se llega a los dos extremos contrarios a la comunicación asertiva:

  1. Por un lado estamos evitando mostrar nuestro punto de vista durante el tiempo que somos capaces de aguantar, mostrando una actitud pasiva.
  2. Por otro lado, cuando no podemos aguantarnos mal, estamos explotando pasado de una actitud pasiva a una actitud directamente agresiva.

Por este motivo, enseñar a tratar los problemas de la pareja con asertividad es una de las claves de la terapia de pareja, que muchas veces resuelven los problemas de comunicación que se generan en el día a día.

Comunicación asertiva en la pareja

5 pasos para la comunicación asertiva

¿Acabas de decidirte a integrar la comunicación asertiva en tus estrategias de comunicación? 

Esto significa que has comprendido su importancia para mejorar tus futuras relaciones interpersonales. 

Sólo puedo animarte en esta dirección. Así que te propongo que descubras ahora las 5 reglas de oro para crear hábitos asertivos.

Evaluar tu grado de asertividad

¿Cómo reaccionas a las críticas? ¿Te resulta fácil expresar tus opiniones? ¿Tiendes a querer que los demás se sometan a tus ideas? ¿Eres el tipo de persona que pierde los nervios cuando alguien no piensa como tú? ¿Eres agresivo a la hora de comunicar tus opiniones a los demás? 

Tus respuestas a estas preguntas deben ser coherentes con los principios de asertividad.

  • Expresa tus opiniones y respeta las de los demás
  • Cambia y mejora tu comunicación asertiva
  • Sé positivo y confiado

Resumen sobre la comunicación asertiva

A partir de ahora, puedes estar orgulloso de ser asertivo, si consigues poner en práctica los principios anteriores. 

Si se pudiera resumir este artículo en una frase, diría que lo más importante es asegurarse de satisfacer las necesidades de comunicación de uno mismo, pero sin descuidar a los demás. 

La asertividad no consiste en beneficiar a unos a costa de otros. 

Busca siempre el equilibrio adecuado de las cosas, en eso consiste ser asertivo.

Habla con nosotras
¿Hablamos?
Escanea el código
¡Hola!

Gracias por visitarnos.

¿Puedo ayudarte en algo?