Problemas de autoestima

No quererte es un problema de autoestima, pero exigirte demasiado y no disfrutar del alcance de tus metas también lo es.

Esta sociedad nos pide siempre un poco más.

Tienes que parar y elegir qué es lo que quieres para ti.

De lo contrario nunca serás feliz.

La auténtica pandemia de este siglo

Fue facebook y luego fue instagram.

Vivimos pendientes de las vidas idílicas (y falsas) de los demás.

Se han realizado distintos estudios sobre el impacto en la autoestima de estas aplicaciones.

Los folowers alimentan su baja autoestima al no poder alcanzar esa vida idílica a la que aspiran de forma consciente o inconsciente.

Pero es que los influencers también alimentan su baja autoestima por sentir la presión constante de tener que alimentar la ilusión de llevar una vida idílica que no es real.

Hay que salir del bucle.

Problemas de autoestima

Siempre corriendo. Siempre activo.

Nos han educado para superarnos, para exigirnos y para cumplir metas.

Eso está bien. Pero, ¿Y si nos exigimos demasiado?

Si somos demasiado autoexigentes podemos no estar preparados para fracasar.

Eso es un problema, porque no siempre conseguiremos tener éxito en los objetivos que nos proponemos, sobre todo si son meta muy exigentes o incluso poco realistas.

¿Alguna vez te ha sucedido que tu estado de humor cambia dependiendo del logro de tus metas? Cuidado, porque eso también es un problema de autoestima.  

Autoexigencia

Si no consigues ser feliz, quizás debas preguntarte por qué

La autotestima es esencial para llevar una vida buena. Una vida feliz.

Ya ves que los problemas de autoestima tienen diferentes facetas. Diferentes formas de presentarse.

Pero todos tienen algo en común: Quien sufre problemas de autoestima se siente desgraciado.

Elígete a ti mismo. Priorízate.

¿Por qué no te das una oportunidad para ser feliz?