cómo superar una ruptura

Cómo superar una ruptura

Artículo redactado el 26 de abril de 2023
Revisado por última vez el 8 de septiembre de 2023
Se puede superar una ruptura amorosa. En este artículo la psicóloga Cristina Rius Verdúguez te da algunas claves para dejar tu ruptura atrás.
Accede directamente al contenido

Las relaciones de pareja son un tema de interés general. La sociedad nos presiona de manera inconsciente a que tengamos una pareja estable. Lo hemos visto en las películas, en nuestros padres, vecinos, en nuestros amigos… Todo nos indica que el objetivo es tener pareja.

Seamos más conscientes o menos de esto, es muy normal que sintamos una exigencia externa sobre esto, quién no ha recibido alguna vez alguna pregunta del estilo “oye, ¿y tú novio/a para cuándo?

Aunque muchas veces somos nosotros mismos quienes nos ponemos esta presión.

Por eso mismo, además del dolor intrínseco de una ruptura, cuando estas expectativas de estar en una relación se rompen, también influye en el dolor que sentimos.

Pero antes de saber cómo superar una ruptura, tendremos que entender por qué se rompe una pareja. ¿Qué es lo que ocurre para que la relación acabe? Si todo iba bien… ¿Qué es lo que ha pasado? ¿Tenía solución? ¿He hecho algo mal?

Cómo superar una ruptura

Por qué se rompe una pareja

Existe mucho estigma sobre las rupturas de pareja. En la sociedad se ha normalizado que generalmente si se rompe una relación de pareja, es porque ha pasado algo, una infidelidad, está conociendo a otra persona, no se querían de verdad.

Sin embargo, es muy típico que el motivo de ruptura haya sido otro. Nos cuesta entender el “ya no es como antes”, “no veo futuro”, “no estoy bien”. Pero son frases sinceras, y que pueden ocurrir.

También suele ocurrir que una ruptura de pareja se viva como un fracaso, cuando es al revés. Si esa relación ya no era buena para ambos, lo mejor que ha pasado es que haya terminado.

El triángulo del amor

Para entender por qué se rompe una pareja, primero hay que conocer cuáles son los componentes del amor. 

La teoría triangular del amor de Sternberg plantea que el amor de pareja está formado por tres componentes que forman un triángulo equilátero, es decir, que es el equilibrio de los tres aspectos lo que permite un amor sano para estar en pareja.

Los componentes son:

  • La intimidad, la cual es la capacidad de poder compartir de manera sincera deseos y sentimientos con tu pareja.
  • La pasión, lo que hace referencia al deseo de estar con la otra persona y que las relaciones sexuales sean gratificantes.
  • El compromiso, el cual es la certeza de que el vínculo que os une es fuerte.

Estos componentes no tienen por qué ser estables en el tiempo, pueden ir fluctuando y variando en función de la época, pero sí deben estar en mayor o menor medida. 

Si solo tuviéramos intimidad con nuestra pareja, al final sería únicamente un amigo. 

Es por esto, que si la relación se descuida, y no se trabaja en ella de forma constante, es posible que uno de estos componentes desaparezca, produciéndose una ruptura del triángulo, y su posterior ruptura de la pareja.

Las etapas vitales

Además, hay que recordar que la pareja está formada por dos individuos, los cuales tienen su desarrollo personal propio y sus metas específicas. Por eso, es posible que el distanciamiento de los caminos de ambos pueda producir la ruptura. 

Puede llegar el momento en que vuestras vidas ya no sean compatibles, a pesar de que aún continúe habiendo amor. Porque… el amor NO todo lo puede.

Los desacuerdos

Por otra parte, también se pueden dar desacuerdos dentro de la pareja. Quizás en relaciones más jóvenes no son tan determinantes, pero cuando la relación avanza, entran en juego otros factores como la convivencia, la educación de los hijos, el estrés del trabajo… 

Estos factores pueden provocar dificultades, que si bien se pueden solucionar llegando a acuerdos, algunas veces pueden ser motivo de ruptura.

Por ese motivo, es importante tener unas bases sólidas dentro de la relación para poder afrontar estas complicaciones de una forma eficaz. Aquí es donde entra en juego la terapia de pareja.

Cuales son las claves para superar una ruptura

Vale, ya sabemos por qué puede ocurrir una ruptura de pareja. Quizás puedo entenderlo, pero, ¿Cómo lo supero? ¿Cómo afronto la ruptura?

Aquí te dejamos unas claves para superar una ruptura amorosa. Se trata de ciertos hábitos que te pueden ayudar en este momento tan doloroso.

Acepta el dolor

Cuando se pasa por una situación así, solemos escuchar comentarios del tipo “pasa”, “olvídalo”, “va, sigue adelante”. Pero, ¿esto es posible?

En el momento en el que se produce una ruptura de pareja, se empieza un proceso de duelo. A veces incluso antes de romper.

Esto quiere decir que estar triste, decaído… está bien. Es lo lógico en el proceso. Se ha producido una pérdida en tu vida y, por tanto, está bien que sientas dolor. Aceptar estas emociones desagradables, no verlas como algo negativo, es uno de los primeros pasos que hay que dar.

Si evitamos estas emociones, no nos estamos permitiendo tener nuestros ritmos de superación. Esto puede desembocar en algo peor, ya que la evitación emocional no es la solución.

Por eso, es importante aceptar el dolor que sientes. Date el tiempo que necesites.

Cuídate

En una relación de pareja, se construye un espacio compartido entre los dos miembros. Cuando se produce una ruptura, esto deja un espacio vacío en nuestra esfera individual.

Para reestructurar nuestro espacio, es importante dedicarse a uno mismo. 

Es normal que sientas que falta algo, al final estabas compartiendo parte de tu vida con otra persona.

Así que ahora es importante que te dediques a ti. Haz esas cosas que te gustan, que quizás tenías un poco abandonada por falta de tiempo. Reinvéntate, descubre nuevas experiencias.

Es el momento de cuidarte y mimarte.

Apóyate en tus seres queridos

Por lo mismo que hemos comentado en el apartado anterior, al producirse una ruptura de pareja toca reestructurar nuestro espacio.

Además de centrarnos en nosotros mismos, es importante rodearse de personas que nos aporten cosas positivas.

Pide ayuda a tus seres queridos, habla con ellos si lo necesitas. No hace falta que aparentes estar bien. Refúgiate en ellos.

Aprende de la ruptura

Una vez vayas avanzando en el proceso, es recomendable hacer un análisis de la relación.

La idea no es buscar culpables o lamentarse por cosas no hechas. Sino ver, desde una mirada amable, esa etapa de tu vida que acabas de pasar.

¿Cómo era tu relación de pareja? ¿Qué aspectos positivos tenía? ¿Qué cosas no te gustaban? ¿En qué podría haber mejorado?

Es importante hacerse estas preguntas, no cara al pasado, sino cara a futuras relaciones y que puedan ser beneficiosas para ti. Aprender de lo ocurrido.

Acepta la responsabilidad

Vinculado con lo anterior, es necesario que mires tu relación desde tu perspectiva. Céntrate en tus conductas, en cómo has sido tú dentro de ella.

Centrar los esfuerzos en la otra persona deja de tener sentido, no puedes cambiar nada. Pero si te fijas en ti va a ser una gran oportunidad para tu desarrollo personal.

Reformula la narrativa

En situaciones como esta, donde tenemos un revuelto de emociones de gran intensidad, es normal que tengamos muchos pensamientos al respecto.

En función de nuestra autoestima, las exigencias que tengamos sobre nosotros mismos, nuestras experiencias pasadas y un sinfín de variables más, estos pensamientos pueden llegar a tener una connotación negativa.

Observa cómo te hablas, qué te dices. A veces tendemos a hablarnos de una manera más dura, y es importante darnos cuenta de esto.

Reformula tu narrativa haciendo comentarios más amables hacia ti mismo y la situación. Intenta evitar generalizaciones y pensamientos catastrofistas.

Lo que ha ocurrido es algo específico. Intenta centrar tu atención en aprender de ello.

Protégete

Hay tantas posibilidades de rupturas como personas. Por eso, cada ruptura va a tener sus peculiaridades. 

Quizás habéis decidido los dos dejar la relación, quizás ha sido decisión tuya o de la otra persona, quizás se han entendido los motivos, quizás está costando entender los motivos y muchísimas posibilidades más.

Por eso, aunque la gente puede aconsejarte cómo afrontar la distancia con la otra persona, están hablando desde su experiencia personal. Y quizás ha sido muy válido para esas personas, pero a lo mejor para ti no.

Escúchate, observa que es lo que necesitas. Y si no sabes muy bien qué hacer, piensa en qué función tiene eso que te nace hacer. Si lo haces por ti, adelante. Si lo haces por la influencia que va a tener en la otra persona, dale una vuelta.

Eso sí, siempre teniendo en cuenta la responsabilidad afectiva. Es decir, cubre tus necesidades pero sin dañar a la otra persona.

Respeta

Y por eso mismo, respeta el espacio de la otra persona y sus ritmos. No vais a estar en el mismo nivel, y comparar vuestro estado es contraproducente. Sois personas diferentes. Cada uno afronta desde sus experiencias y estrategias. 

Es importante que al principio os deis ese espacio en el contacto físico. Si más adelante queréis veros para saber del otro, está bien. Pero al principio es importante estar con uno mismo. Aún así, si necesitas saber cómo está la otra persona, si es algo que te va a hacer bien, hazlo. Tú eres quien más te conoces.

Escribe

De forma adicional, te recomendamos utilizar la técnica de la escritura. Es normal que tengas un montón de emociones y pensamientos al respecto, y la escritura suele ser una buena estrategia para plasmar y organizar lo que te ocurre.

Superar una relación cuando ha habido violencia

Cabe realizar una mención especial a aquellas relaciones de pareja en las que se vivía en un ciclo de violencia. De ser así, darte la enhorabuena por haber sabido salir de una situación que no te hacía bien.

Cuando hablamos de violencia, no solo nos referimos a violencia física, también puede haber violencia psicológica, donde entraría la manipulación, invalidación de emociones, control, aislamiento social… entre otras muchas conductas.

Por ello, si te sientes identificado/a con este tipo de relación, es importante que el proceso de recuperación tenga en cuenta estas características especiales.

Es necesario poder desaprender dinámicas establecidas y entender que este tipo de relación no es sana, y por tanto, los beneficios de haber roto son muchos.

Necesitas ver esta ruptura como algo bueno para ti, y aprender las herramientas necesarias para no volver a verte en una situación así.

Cuánto se tarda en superar una ruptura

Vale, ya tenemos algunas claves para poder superar una ruptura de pareja pero, ¿Cuánto se tarda en superar una ruptura? ¿Cuánto tiempo dura el duelo de una ruptura amorosa?

Cada persona es única, al igual que cada relación. Por tanto, toda ruptura es única y tiene características especiales. Por eso, no se puede determinar un tiempo estimado.

Exigirnos unos ritmos de recuperación nos impide avanzar.

Date tu tiempo, sana el dolor de la ruptura, acepta que se acabó, y poco a poco, irá pasando. Céntrate en aquellas cosas en las que vas avanzando.

Por último, mencionar de nuevo que este artículo habla en claves generales, y como hemos comentado, cada persona y relación es única. Por lo que si encuentras dificultades en superar la ruptura, te recomendamos que acudas a terapia para poder individualizar las estrategias y trabajar sobre tu situación particular. 

Fact Check

Este artículo ha sido redactado con la máxima atención a la veracidad y fiabilidad de los datos presentados. Sin embargo, aceptamos que podemos cometer errores.

Si usted detecta algún error o tiene sugerencias que puedan mejorar la precisión de nuestro contenido, por favor no dude en contactarnos.

Estamos comprometidas a corregir cualquier inexactitud y agradecemos enormemente su colaboración.

Picture of Cristina Rius Verdúguez
Cristina Rius Verdúguez
Me llamo Cristina Rius Verdúguez, psicóloga colegiada CV17071, especializada en psicología clínica y, en concreto, en psicoterapia infanto-juvenil. Colaboro como redactora en el blog de Tu Psicoayuda.
Accede directamente al contenido